EL ARRANQUE DEL VIAJE AL DANUBIO…

Tras un verano de preparativos y de gran difusión del viaje entre los bejaranos y en las redes sociales, el 22 de agosto arrancó el Danubio en bici, de Ciclox.

El primer día de viaje fue muy intenso, con el vuelo, la visita al centro de Munich y el tren a Ulm, punto de arranque de la pedalada, justo al día siguiente, a las ocho de la mañana. Un día entre nubes, en el que todo había ido rodado, hasta que, a las seis de la tarde llegamos al alojamiento – The Brickstone Hostel – y, nos enteramos que, una de las bicicletas que habíamos enviado desde España a un punto Kiala, había sido devuelta para España el mismo día en que llego.

El monumental disgusto no nos podía aguar la fiesta así que hubo que buscar una solución inmediata. Hartándonos a caminar por el extra-radio de Ulm en lugar de por las inmediaciones de su catedral, como nos hubiéramos gustado, conseguimos una bicicleta de segunda mano de paseo por 40€ – una Erbacher rosa – algo hecha polvo y con poco freno que, sin embargo, cumplió la papeleta y dio todas las satisfacciones a Marta, su cicloturista.

Claro que… hubo que hacer algunos cambios en la ruta ya que el día de inicio de la ruta, se iniciaba a las 14.30h, en lugar de, a las 8.00h y, el retraso hacía imposible llegar hasta Donauworth (96km) con tranquilidad y, a una hora prudente para hacer el check-in. Para colmo, llevábamos todos los alojamientos reservados desde España y, cancelar una noche, suponía pagar de todas formas. Por lo que, en lugar de, estar felices con iniciar nuestro viaje en bicicleta, estábamos que echábamos las muelas con la compañía que nos había hecho el servicio de enviarnos las bicis desde España, la cuál, para más inri esta especializada en atender viajes de vacaciones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El primer día, rompiendo el plan de ruta, terminamos en Dillingen (60 km), en una habitación nada acogedora de un camping a las afueras. Tal vez, por casualidad, o tal vez, por improvisar este fue el alojamiento menos atractivo de todos los del viaje.

Al día siguiente, con mucho mejor ánimo afrontamos una etapa de remontada, llegando hasta Grossmering (109 km), una pequeña localidad que se nos quedará grabada por la hospitalidad de la hermosa Pensión Delagera y la quietud de un desolado restaurante griego, una noche de domingo marcada por la calma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue un día en que hubo que pasar de largo muchas ciudades de interés: Donauwörth, Neuburg, Ingolstadt… para remontar los kilómetros de la etapa anterior y empalmar con nuestra planificación de alojamientos en ruta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Os contamos un poco más de las anécdotas y las experiencias del viaje en nuestra próxima crónica…